Mate del pastor

Cuenta una antigua leyenda que en un país muy lejano vivía un rey a quien le gustaba mucho la caza. Cierto día, mientras volvía a su castillo tras una larga jornada en el bosque, se encontró en el camino con un pastor, que estaba debajo de un árbol jugando una partida de ajedrez contra sí mismo.

El rey se acercó ante el pastor y, presumiendo a la vista de todo su séquito de ser un gran jugador de ajedrez, le ofreció jugar una partida. El pastor accedió amablemente y cuál fue la sorpresa cuando todos los concurrentes vieron cómo el rey era derrotado por el pastor en tan sólo cuatro jugadas.

La partida transcurrió de la siguiente manera:


Aunque el mate del pastor puede resultar contra jugadores desprevenidos, en realidad no es muy aconsejable sacar la dama demasiado pronto en la partida, pues si el adversario está atento y logra defenderse del mate, la dama puede ser objeto de ataque por las piezas contrarias y tendrá que retirarse con cajas destempladas, llevándose como único premio pérdidas de tiempo.

Consejo:
Al principio de la partida, en la fase llamada apertura, es muy importante no perder tiempos y tratar de sacar las piezas los más rápidamente posible.

Otras posibilidades para llegar al mate del pastor:
div>

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes añadir un comentario aquí: